miércoles, 8 de julio de 2009

Cómo vivimos la crisis

El celular de Daniel sonó en medio de una tarde brillante de otoño. El cielo intensamente azul, magnificado por la presencia de unas pocas nubes blancas, y el intenso verde del campo de golf, mejoraba el espíritu. El contenido del llamado telefónico contrastaba con ese escenario. Un empleado clave de la empresa que Daniel manejaba lo llamó de urgencia para informarle que acababan de perder un contrato vital. El mundo entero está en crisis desde hace meses, y el país está pasando una profunda recesión. Daniel y su equipo ya habían tenido algunas reuniones donde percibían que estaban perdiendo clientes, y mientras que los costos subían, los ingresos caían. Sin embargo, este llamado produjo un shock en Daniel. Por alguna razón, el cielo ya no era tan azul. Miró el horizonte y se acordó que él mismo había fundado esta empresa hacía quince años, y que ahora era un negocio serio con un equipo de profesionales. ¿Cómo vivimos las crisis? ¿Qué etapas atravesamos? ¿Qué podemos hacer para sobrellevarlas mejor? A mediados del siglo XX, una psiquiatra llamada Elizabeth Kübler-Ross (1926-2004) describió las fases de la aceptación de la muerte. Su análisis recorrió el mundo y se aplicó a diferentes crisis que todos vivimos. Recordemos que la crisis ocurre porque la realidad cambió mientras que uno todavía no se ajustó a la nueva realidad. Este modelo resulta útil también para entender cómo vivimos las crisis en nuestros negocios, y nos permite enfrentarlo con mayor inteligencia. Miremos brevemente estas etapas.

1) NEGACIÓN

La primera etapa es de negación. Pueden venir a la mente frases como: "No, esto no me afecta" o bien "No hay problema, ya hemos pasado cosas así". Si bien es normal pasar por esta etapa de negación, quedarse mucho tiempo aquí puede ser mortal. A veces, y para no dar más pasos en la crisis, las personas olvidan la situación, la dejan de lado, no la enfrentan ni producen soluciones. Por supuesto, el paso del tiempo no soluciona nada. Por lo general, ocurre lo contrario, la situación empeora. Así que, si bien puede ser normal sentir negación, ¡no nos quedemos en esta etapa!
Daniel se dio cuenta en ese campo de golf que los meses anteriores había negado lo que pasaba. Pese a que veían día a día que perdían clientes, los costos subían y los ingresos bajaban, actuaban como si nada pasara.

2) IRA

La segunda etapa es de ira. Una vez que se pasó la negación, la persona se enoja. Tal vez al principio no tiene en claro por qué se siente así. No entiende bien qué pasó, ni por qué, pero algo se mueve con violencia en su interior. En esta etapa puede haber pensamientos del tipo: "¿Cómo puede ser? Esto es culpa del gobierno, de la crisis internacional" La reacción de Daniel fue casi infantil. Agarró con fuerza el palo de golf y lo tiró contra el piso. Y si bien continuó con el partido, estaba desconcentrado. Al día siguiente Daniel tuvo una fuerte discusión con el equipo de ventas. Los culpaba de que el contrato se hubiera caído.

3) NEGOCIACIÓN

La tercera etapa se llama negociación. En el interior del individuo se produce una pelea entre la realidad y la fantasía, con la idea de que puede cambiar la realidad si aplica ciertas presiones. Algunos pensamientos que ejemplificarían lo que decimos son: "Está bien, si hacemos esto y esto otro, y transferimos algunas responsabilidades, no nos va a golpear." O bien: "Bueno, si me esfuerzo un poco y todos ponemos el hombro, la vamos a pasar."

La semana siguiente, Daniel pensó: "Bueno, vamos a ajunstarnos un poco y ya va a pasar." Entonces llamó al equipo de una reunión de urgencia para hacer los ajustes necesarios.
Como usted se podrá imaginar, la persona sigue sin aceptar la nueva realidad, y estos intentos no le resuelven el problema. Todavía no se produjo un ajuste a la nueva realidad.

4) DEPRESIÓN
La cuarta etapa es de depresión. Se puede llegar a sentir que nunca podrá ajustarse a la nueva realidad. Por irracional que parezca, se siente que siempre se sentirá lo mismo. Un mes después de aquel llamado telefónico, y después de haber comenzado los "arreglos" que habían pensado, los resultados seguían siendo negativos. Daniel comenzó a deprimirse. "Esto nunca va a cambiar, siempre vamos a estar así." -Pensó. "Tal vez llegó el momento de cerrar la empresa." Esa noche no pudo dormir.


5) ACEPTACIÓN

La última y quinta etapa es la aceptación. Finalmente se produce un ajuste a la nueva realidad. Y esta aceptación es lo que nos permite enfrentar los hechos, y con esa claridad mental, dar los pasos necesarios para alcanzar el éxito. Incluso cuando se sentía deprimido, Daniel era conciente de que etapa atravesando una etapa .Así que no se dejó llevar ni por las circunstancias ni por sus sentimientos. Recobró fuerzas y llegó a la ultima etapa, y aceptó los hechos: el mundo estaba en crisis, el país estaba en recesión, su negocio ya no era floreciente, se había descuidado con los gastos últimamente, y ahora estaba pagando el precio Un pensamiento que describe esta etapa es:
"Esta es la nueva realidad, y en esta realidad puedo hacer esto."
Daniel vio otro horizonte. Volvió a reunirse con su equipo y juntos crearon un nuevo plan para enfrentar la realidad. Este plan involucraba cambios importantes, sacrificios para todos. Sería un tiempo duro, pero finalmente podrían salir adelante.

Cada uno vive las crisis de un modo diferente. A algunos les toma más tiempo que a otros. Asimismo, algunos pasan más rápido por algunas etapas mientras que otras les cuesta más. También necesitamos conocernos y tener una idea lo más clara posible de qué podemos esperar de nosotros mismos. Aquellos que no vivimos una crisis no siempre podemos comprender qué les pasa a aquellos que sí están en medio de una. Sin embargo, saber cómo las vivimos, nos permite analizar con mayor claridad y actuar con más inteligencia.